Consejos decorativos para ocultar detalles o artefactos que parezcan desprolijos

consejos decorativos practicos

Artefactos eléctricos, para calefaccionar, o terminaciones de la casa, todos estos pueden “disfrazarse” u ocultarse formando parte armoniosa de la decoración del ambiente en el que se encuentren y dejar de parecernos detalles poco decorativos y hasta desagradables.

Por ejemplo, como decorar las vigas de soporte de los techos que no siempre concuerdan con el estilo de la casa, por lo que se transforma en un estorbo para la visual. En este caso se puede encontrar varias opciones y hasta crear las propias. Lo principal es escoger si queremos hacerla “desaparecer” o darle protagonismo y de ahí partir.

Si deseamos que la viga pase desapercibida, la pintamos del mismo color del techo, o la cubrimos con mampostería en caso de esté rodeada por ese material, de manera que quede unificada con el mismo.

Para que resalte por ejemplo, en el cielo raso de una habitación, puede adherírsele planchas o mallas de pequeños azulejos o vidriecitos, con pegamento epoxy, logrando un detalle muy original y vistoso.

Se pueden transformar los tirantes o vigas en un accesorio rústico aplicándoles recubrimiento de exteriores en un tono más oscuro que el del techo o “lastimando” la madera con martillazos, agregando detalles como remaches, grandes clavos viejos y hasta cadenas para hacerlos más toscos.

Lo más común es querer ocultar los no tan modernos, y a veces demasiado grandes, radiadores o calefactores. Lo primero es pensar en seguir la línea decorativa del espacio y luego si queremos comprar un cubre radiador o elaborar el propio, así de paso practica  manualidades. Aquí la cosa es bastante variada, existen en el mercado modernos cubre en cristal ácido que permiten regular la salida del calor, y son ideales para ambientes minimalistas o muy vanguardistas.

Los más simples son los que se pierden con el contexto y de paso crean una sensación de mayor espacio. Se encargan a medida y son generalmente fabricados en madera de cerezo; vienen de colores que pueden fundirse con la pared, y con pocas y estratégicas aberturas para dejar salir el calor.

En el caso de una decoración más clásica, el cubrerradiador o cubrecalefactor puede ser de pino con una celosía en la delantera, o en su lugar puede colocarse alguna rejilla (las cuales presentan variados motivos).

Lo genial en estos casos es que los muebles para ocultar la calefacción pueden proporcionar una repisa o encimera, además de poder utilizarlos estratégicamente para secar algunas prendas, sin que dejen de dar calor.

Para los más excéntricos que quieren ocultar los modernos televisores, lo más práctico es “cubrirlos” provisoriamente para recurrir a ellos cuando se lo considere necesario, y de paso darle importancia a otros elementos del cuarto en cuestión. Lo más común es taparlos con puertas de dos hojas, amuradas o puertas corredizas, simulando un armario. Si es en un living o en una habitación principal suelen ocultarlos tras un gran cuadro, o una plancha de mampostería previamente acondicionada con numerosos portarretratos o con alguna pintura, colocada para que se deslice frente a la pantalla plana. Al igual que con los radiadores, existen en el mercado increíbles mobiliarios de diseño que ocultan la TV y al mismo tiempo pueden cumplir con otro fin, como repisas, muebles al pie de la cama y otros.

Seguramente hay instalaciones de la casa, o electrodomésticos que quieras sacar de la vista, entonces bien, teniendo en cuenta estos consejos decorativos para camuflar o disfrazar aquellos detalles que no nos gustan, puedes hacerlo lo mismo con los que te parezcan. ¡A ver que sale!


Acerca de Matias Pecorari 30 Articles
Editor general y redactor de contenidos en Red Estrategia. Especialista en Adwords y Adsense. Hincha fanático del club Colón de Santa Fe. Pueden seguirme en mi cuenta de Twitter @matupeco20

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*