Errores frecuentes en la decoración de interiores

Errores frecuentes en la decoración de interiores

Errores frecuentes en la decoración de interiores

Errores frecuentes en la decoración de interiores. Consejos para decorar.

 

No todos tienen la posibilidad de contratar un decorador de interiores profesional, y además ocuparse personalmente de diseñar y ambientar cada espacio de la casa es muy reconfortante. Sin embargo, es normal en este caso cometer errores frecuentes en la decoración de interiores, que hacen que no logremos ese toque único que logran los profesionales. A tomar nota.

Un factor clave: la iluminación. No basta una única lámpara en el techo. Así como cada habitación de la casa tiene un uso particular, de la misma forma, la iluminación debe ser pensada de acuerdo a esas funciones. La recomendación es optar por un tipo de iluminación polivalente, es decir que se adapte a las diversas actividades que se realizan. Hay que salir a recorrer comercios de iluminación e investigar la amplísima cantidad de artefactos lumínicos que podemos incorporar en casa: de pie, de mesa, con reguladores de intensidad o cadenas de luces, de pared o techo, con distintas alturas y pantallas, o variedad de luz: tenue, puntual, general, cálida, fría. Sirven para crear distintos ambientes de acuerdo al uso: descanso, reuniones sociales, trabajo, entre otros. Para considerar: evitar lámparas de pie en lugares con niños y procurar que ambientes como el baño y la cocina tengan una iluminación que evite las sombras. La lámpara debe adaptarse al estilo decorativo del ambiente: ser discreta o un objeto decorativo en sí mismo.

Atención a la disposición de los muebles: no se debe comprar muebles sólo por su estilo o comodidad sin tomar en cuenta el tamaño que tienen y el lugar que ocuparán. El resultado es un espacio abarrotado que no cumple un criterio funcional ni resulta cómodo y práctico. Lo primero antes de salir a comprar muebles es medir las dimensiones de cada espacio de la casa. Se debe hacer un plano rudimentario en papel pensando dónde irá cada mueble, para pensar cómo queremos que quede la habitación. Se debe considerar cuántas personas utilizarán el espacio y para qué. Otro dato es que los espacios de circulación deben quedar despejados.

Los colores es otro aspecto donde se suele incurrir en errores, no debemos escoger la paleta sólo en base a nuestro gusto. El color que le pongamos a una habitación condicionará el  tipo de ambiente que logremos. En habitaciones donde buscamos una atmósfera relajante como un dormitorio o escritorio, se debe elegir colores claros, y dejar los vibrantes para habitaciones con mucho movimiento, como el comedor.

Los colores oscuros no son recomendables para ambientes chicos y poco iluminados. Se puede lograr un buen resultado con colores neutros, y dejar los colores fuertes para detalles.

Los objetos decorativos también deben dosificarse adecuadamente. Recordemos que menos es mas, y que lo simple no falla. No se debe, sin embargo, repetir el mismo estilo o el mismo recurso decorativo en todas las habitaciones de la casa. Se debe buscar un estilo de base, pero darle a cada espacio su propia personalidad.

En la misma línea, se debe evitar mezclar estilos que no combinen. Todos los elementos que coloquemos en la casa, tanto los decorativos como los muebles, electrodomésticos, y otros, deben tener un estilo en común. Si no respetamos esta premisa, logramos habitaciones saturadas y no se encuentra armonía en la casa.

Por  último – pero no menos importante – cada habitación debe satisfacer las necesidades de quienes allí viven. La casa debe adaptarse a sus habitantes y no al revés.

Con estas ideas, el desafío de decorar nuestro hogar será conquistado.


Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*