Una fuente en el jardín. Los tips a tener en cuenta

Una fuente en el jardín

Una fuente en el jardín

Una fuente en el jardín: los tips. Consejos de decoración.

Si cuentas con espacio exterior en tu casa, nada como contar con una fuente de agua. El sonido del agua circulando es de los más relajantes del mundo, como también lo es la vista de una fuente bien instalada y decorada, donde el agua le da al rincón una belleza especial. No es necesario tener demasiado espacio disponible: incluso en balcones se puede colocar una fuente y disfrutarla. Compartamos algunos consejos para poner una fuente en el jardín.

El elemento agua es armonizador, en las culturas orientales un pequeño curso de agua suele ser habitual, es un rincón ideal para la meditación y la contemplación. Por eso, una fuente es muy apreciada. Lo primero es elegir cuál será el rincón del patio, balcón o terraza que se elegirá para instalar la fuente. No debe entorpecer la circulación, se debe poder apreciar desde todos los puntos del espacio exterior, y es un plus si además mediante las ventanas puede disfrutarse de la fuente desde el interior de la casa. Debe estar cerca de algún tomacorriente, o que no se dificulte demasiado la conexión eléctrica del artefacto.

Luego, se debe elegir cuál será el modelo de fuente a elegir. Las opciones van desde alguna de estilo oriental a otras renacentistas, pasando por las modernas y minimalistas que incorporan elementos naturales como la piedra, con otros modernos como el acero inoxidable.

Otros detalles que definen el modelo de fuente es si es en cascada, de chorro, solares, con maceteros, a distintos niveles, con bebedero para pájaros, con iluminación, entre otros detalles.

El tamaño también debe ser el apropiado y en proporción al lugar. Ni demasiado pequeña que pase desapercibida, ni tan grande que cobre exagerado protagonismo y quite mucho lugar.

Algunas fuentes más bien pequeñas no necesitan demasiada instalación más que ser enchufadas y cargadas de agua, también hay empresas que se dedican a instalarlas. No es algo tan complejo, se puede encarar uno mismo con mínimos conocimientos. Para esto, hay que tener en cuenta que una fuente consta de diferentes piezas: un contenedor de agua con su tapa, un surtidor y la bomba que hace el agua recircule.

El terreno donde estará emplazada la fuente deberá nivelarse. Se debe remover el césped que se encuentra a una distancia de menos de un metro, y ya con la zona despejada, se cava un pozo que sea de diez o quince centímetros mayor que la base de la fuente donde verteremos arena y la nivelaremos.

Cuando la bomba está bien nivelada, se agrega la bomba en el interior para colocar la boquilla o el tubo que alimenta al surtidor.

Se completa el recipiente de la fuente con dos tercios de agua, controlando que no haya fugas o pérdidas y que jamás se encienda sin agua, por el riesgo de fundir la bomba. Si hay alguna fisura, se debe masillar o sellar con productos a base de silicona, en cualquier caso el producto debe tolerar la humedad constante.

Finalmente, se conecta la fuente a la instalación eléctrica, contando con un enchufe que tenga interruptor integrado. El cable, por estética y seguridad, no debe quedar a la vista. Se puede enterrar o cubrir con piedras. También se puede colocar dentro de un caño de material resistente y pasar toda la instalación eléctrica por bajo tierra o embutir en la pared.

Finalmente, se debe ambientar el rincón de nuestra fuente. Dependiendo de su modelo y del lugar en donde se encuentre, se le puede agregar algunas plantas acuáticas al recipiente, colocar macetas alrededor o plantar algunas especies formando una composición en armonía con la fuente, eligiendo plantas que combinen en su estilo con el de la fuente y que toleren bien la humedad constante. Otra idea es colocar luces de jardín que por las noches le otorguen a la fuente una iluminación que la haga destacarse y crear un agradabilísimo rincón para relajarse tras un largo día. Combinar los haces de luz  con las plantas y el agua cayendo, ofrece una composición muy estética que le da mucha categoría a nuestro espacio exterior.

Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*